La actitud importa

¿Planeas ir a algún evento? Aquí encontrarás los eventos próximos con toda la información de fecha, lugar, precios, etcétera; y si planeas ir a alguno de ellos te recomendamos trivago para encontrar la mejor opción de hospedaje. It‘s time to rock!.

[reseña] Fuerza y talento: The Kills

 

 

Uno de los conciertos que más me emocionaba este año era The Kills. La banda angloamericana de rock/punk/garage anunció con varios meses de antelación sus presentaciones en Guadalajara y en la Ciudad de México, y entonces yo salté de felicidad.

No quiero parecer demasiado groupie pero tampoco puedo negar mi emoción con el concierto de anoche, a pesar de que han visitado México en varias ocasiones no había tenido la buena suerte de escucharlos tocar en vivo (debo decir que lloré… o casi).

The Kills es, a mi parecer, una de las banda más representativas del género indie-rock, la personalidad musical-vocal de este par es única a pesar de tener claras influencias de otras bandas como The Velvet Underground o The White Stripes.

La noche comenzó con Kósmonaut, banda de Ensenada, Baja California que calentó los ánimos para la aparición de The Kills.  U.R.A. Fever , Future Starts Slow  y Heart Is a Beating Drum abrieron la actuación del explosivo dúo, seguidas de Kissy Kissy , Satellite , DNA. El Teatro Estudio Cavaret se convirtió en una bomba, a pesar de no estar a reventar, con un estimado de mil trescientos asistentes, la noche estaba en un nivel de energía incomparable.

La estadounidense Alison “VV” Mosshart es una auténtica frontwoman, se apodera del escenario como pocas, puede ir de una femme fatale intrigante y oscura a una boom de energía que parece ser poseída por la música; qué decir del británico Jamie “Hotel” Hince que hipnotiza al público con su talento a cada “guitarrazo”, él bien podría ser el ejemplo perfecto de lo que llamamos un rockstar, conjunción de talento, personalidad y actitud.

La velada siguió con algunas de las canciones más esperadas  (y coreadas), Black Balloon y Tape Song, después vino Monkey 23, canción con la que se retiraron del escenario. Nadie se movió, comenzaron las palmas y los gritos implorando a Alison y Jamie su regreso; no pasó más de un par de minutos cuando nuestros ruegos lograron su cometido, ahí estaban de nuevo entonando No Wow. El baile frenético de Mosshart (que la hacía ver aún más hermosa y  PERFECTA), junto con su melena rubia y actitud desenfadada contagio a todo el recinto, eso era una locura.

El tiempo no se puede detener y, como suele ocurrir en los momentos que más disfrutas, pasó demasiado rápido, The Kills se despedía con The Last Goodbye y el público (aunque negado) los despedíamos con palmas, gritos y muchas ganas de más.

No puedo no mencionar que el sonido dejó bastante que desear, al punto de tener que detener una canción y comenzarla de nuevo. Increíbles las percusiones. Bien por el cuidado de seguridad en cuanto a los fumadores dentro del lugar, esta vez me sorprendieron gratamente. Una hora y quince minutos duró el concierto, muy corto en mi opinión (y parece que en la del resto de las personas), pero bueno, es que de The Kills nunca es suficiente. En resumen los tapatíos fuimos felices de disfrutar del talento de este par y ya queremos que vuelvan, tienen mucha chamba, queridos promotores.

 

Por: @MarianaCaperuza

 

Share
468 ad

Leave a Comment