Hay veces que te vuelves fan de una banda por su sonido, por su imagen, porque compartes sus ideales y porque finalmente, su música te mueve, encuentras sentimientos y son parte de situaciones que se quedan en tu memoria. Te vuelves fan y compras sus discos, sus sencillos, ropa y hasta adoptas el nombre de la banda en tu nickname… y luego, ¿qué pasa?

Eres fan y en la primera oportunidad que tienes vas a su concierto; debió haber sido 1999; un show sin mucho chiste, sin mucho jamming, un show de música y ya, nada que ver con los DVDs que habías comprado como parte de la memorabilia. Eres fan y vas a la segunda fecha tan solo para darte cuenta que el show, el speech y hasta los “accidentes” son planeados, minuciosamente pensados para “sorprender” a la audiencia; allí dejé de ser fan, de comprar los discos y los sencillos y correr a leer las noticias y bueno, todo lo que hacías de fan.

Pasan los años y si, te sigue gustando su música pero tienes ese dejo de emociones lastimadas, engaño y deshonestidad; sin embargo decides darle una segunda oportunidad: Auditorio Telmex, 1º de marzo de 2013.

Te das cuenta lo defraudado y enojado que te sientes por dentro cuando descubres que en realidad no has hecho el esfuerzo por tener tu boleto pero al final llega en forma de una gran muestra de amistad (Thanx GOS).

Por fuera comentas: – “¡va a estar bueno!”, por dentro piensas: – “¡más le vale a los cabrones estos!”.-

Comienza el show y lo primero que ves es a J Kay casi saliendo en pijama, ¿que no valemos más, que no deberías vestirte para la ocasión?… y por dentro dices: – “soy yo, no seas hater, dale la oportunidad…”-.

En fin, ya no es relevante, ya leyeron en todos lados que Mr. Kay se peleó todo el show con el ingeniero de monitores, que lo puso verdaderamente de malas y dio un concierto muy lejos de lo que cualquiera de los asistentes hubiera esperado. Profesionalismo y actitud es lo que creo que le faltó particularmente a este show; un show con el que se confirma que, por lo menos en mi caso, ha caído un fan.

Por Gabriel Altamirano

@jamirogap

Share

Deja un comentario